Estar bien y sentirse bien ahora.

                                 

Eres lo que vives con la mente y el corazón abierto, tu experiencia vital de hoy define tu vida, por eso el momento perfecto es ahora.

Vivir bien, sentirse bien.


Esta es una frase entre otras a las que vuelvo con frecuencia en esta parte de mi vida. La vida es exactamente lo que estás viviendo, sintiendo en este momento, no hay más. Lo de ayer es historia, no volverá y lo de mañana aún no llega y no hay forma de saltarse a ese momento. Por lo tanto, el tiempo perfecto e ideal para vivir con toda la intensidad de tus sentidos es ahora.

Paradójicamente para la mayoría de personas, el momento perfecto, el día ideal, está casi siempre en el mañana, y para otros se quedó en el pasado. Gran dilema existencial que impide vivir a plenitud en el aquí y ahora, perdiendo la posibilidad de sentir, disfrutar y crear gratificantes momentos que nos den felicidad, que nos llenen de grandes y pequeñas gratificaciones, que en resumen son la esencia de la vida y de nuestra historia personal.

Usualmente nos damos cuenta de nuestro ahora, en situaciones límite, cuando nos sentimos mal, por problemas de salud, en el trabajo, en el hogar o cuando la realidad nos saca de nuestra existencia en automático, de nuestra zona de confort y casi siempre recién despertamos y nos sentimos mal por no estar conscientes de la realidad.

Vivir bien y sentirnos bien, es el resultado de una serie de acciones que conscientemente realizamos a diario y que la suma de cada detalle y entrega nos permite esa maravillosa emoción de sentirnos bien y al mismo tiempo de estar bien física y emocionalmente.

Es bueno tener presente que la vida es demasiado frágil, corta y vulnerable, a veces incierta, pero también es intensa, fascinante, diversa, colorida y sorprendente. Mientras me preparaban para una operación hace algunas semanas, pude darme cuenta del real significado de VIVIR y sobre todo BIEN.

Para relajar los nervios y no pensar en los riesgos de una operación por simple que sea, quise recordar los detalles de mi día. Como aprendí a vivir conscientemente el presente, recordé cada detalle con facilidad y sentí una sensación de bienestar, de serenidad y sobre todo de esperanza. Me concentré en salir bien de esa operación y efectivamente fue así.

Ya va quedando atrás ese día especial en mi vida, fue mi primera operación y espero sea la última, para eso debo seguir cuidando mi salud, practicar las reglas de oro de una vida saludable: Comer mejor y lo necesario, caminar más, meditar, reducir el estrés, aumentar las horas de relax y entretenimiento, compartir más con la familia, con las amistades, regalarme más tiempo para mí misma, tolerar más, complicarme menos, viajar más y sobre todo vivir aquí y ahora.

En este momento que escribo este artículo, por el WhatsApp y vía correo me acaban de llegar dos mensajes nada gratos: Que falleció el suegro de una querida prima y dos irregulares papeletas de tránsito en fechas que no salí de casa. Dos noticias que me producen tristeza y cólera, pero en este momento decido no quedarme con esas emociones que me hacen mal y elijo seguir escribiendo este artículo.

Exactamente la vida está llena de elecciones que debemos tomar a diario, según la elección que se haga, serán los resultados de mañana. Por ello la importancia de elegir la mejor salida, de anticiparnos a los problemas y en algunos casos de minimizar los riesgos.

Es inevitable no tener problemas, la vida no es un lecho de rosas, es miel y hiel a la vez, es día y noche, es dulce y salado. La clave de una buena vida, es saber equilibrar esa dualidad natural de la vida y ver siempre el lado más positivo, más amigable, con la mente y el corazón abierto. En este mismo instante hay tanta gente con diversos problemas de salud, de trabajo o emocional…la lista es larga. Por ello te pido hacer un alto y dependiendo de tu espiritualidad o creencia religiosa elevemos una oración o un llamado a la fe, para que todos ellos tengan una nueva oportunidad a la vida.

Qué duda cabe que todo es maravilloso cuando vivimos aquí y ahora y siendo conscientes de lo que somos y hacía donde vamos, eso es VIVIR BIEN Y SENTIRSE BIEN, por eso es vital cuidarnos integralmente, nuestro cuerpo, nuestras emociones y elecciones. Vivir de acuerdo a lo que hacemos y decimos, dándonos tregua y priorizándonos a nosotras mismas. Asimismo, darnos la oportunidad de conocer a personas que enriquezcan nuestra vida y lugares que amplíen nuestros conocimientos y experiencias…Lo mejor cualquier momento y lugar es propicio, lo importante es vivir plenamente aquí y ahora para sentirnos bien y estar bien.

Un energético abrazo y nos vemos pronto.

Lourdes Irene,

Life Coach & Editora

Deja un comentario

Scroll al inicio