La educación para la mujer en América Latina y en el mundo, ha sido un instrumento clave para mejorar sus condiciones de vida y fundamentalmente para el reconocimiento de sus derechos, de tal forma que se ha ido acortando la brecha de desigualdad con el varón.

El acceso de la mujer a la educación trajo algunos otros avances, especialmente en el campo laboral, en la progresiva autonomía social personal, familiar y el ejercicio de su vida ciudadana. Sin embargo, hay aún algunos dilemas y desafíos para lograr la ansiada igualdad de género.
Algunos comentarios o referencias importantes sobre la educación de la mujer:

1-Desde el siglo XIX fue tomando importancia la necesidad de educar a la mujer en esta parte de la Región, especialmente al instalarse la vida republicana e impulsada por algunos movimientos o demandas femeninas, dando lugar a un progresivo incremento de la mujer en los diferentes niveles o etapas educativas que antes solo se ofertaban a los varones.
2-Actualmente es casi similar si no es más, el número de egresadas universitarias o de otro tipo de estudios en relación a los varones, pero estos cambios y esfuerzos, no se reflejan tanto en las posibilidades de acceso al mercado de trabajo y mucho más en las remuneraciones. Estudios importantes señalan que las diferencias salariales van de 85% a 45%. Es decir, en algunas actividades la mujer puede ganar mucho menos que la mitad de lo que ganaría un varón con igual desempeño.
3-Entendemos que si la educación va logrando el desarrollo de capacidades del varón y la mujer, todavía hay una seria discriminación de la mujer en el mundo del trabajo. Muchos probablemente creen que la mujer no produce con las mismas expectativas que el varón, lo cual es lógicamente un prejuicio.
4-En las ciudades grandes y pequeñas, la educación de la mujer ha ido ampliándose, las mujeres tienen más horizontes de progreso, planifican su desarrollo personal y han disminuido el número de hijos por familia, sin embargo, en regiones remotas, rurales, con muchas dificultades económicas, sociales y de servicios, todavía hay una clara subordinación de la mujer. Se prefiere que los niños vayan a la escuela y las niñas se queden a apoyar en las tareas del hogar, son obligadas a casarse tempranamente, y no participan de las decisiones familiares y locales. La educación ha llegado a la mayoría de estos lugares remotos, pero aún no es posible hablar de cambios en la mentalidad tradicional de sus habitantes.
5-Entre estos cambios por la educación de la mujer, no es posible aún señalar que hay igualdad en cuanto a las responsabilidades familiares ejemplo: el cuidado de los niños, la preparación de los alimentos, etc. que mayormente son ejercidos casi únicamente por la mujer tanto en el mundo urbano y rural .En la ciudad la mujer además de trabajar fuera de casa, debe cumplir estas obligaciones.
6-También es importante señalar, como decía un pensador Eduardo Galeano, que “en América Latina existen precios europeos y salarios africanos” porque es la Región más inequitativa del sistema, de grandes desigualdades. Donde casi el 60% son pobres en diferente medida. Entonces en estas circunstancias lograr cambios más significativos para la mujer y Para todos se hace algo más difícil.
7-A pesar de la pobreza para grandes grupos de población, la mujer se va incluyendo cada vez más en la educación y en otros espacios, con la esperanza de revertir y mejorar la calidad de vida de todos.
8-Muchos estudiosos plantean cambios en la educación para mejorar más la situación de la mujer: por ejemplo las diferencias en la calidad de la educación pública y privada, siendo la segunda mucho mejor, con contenidos más elaborados, profesores competentes, mayor presupuesto en las escuelas etc, lo cual generaría otras desigualdades para un mayor número de mujeres y también para varones.
9-Se recomienda que para superar estos problemas de género y revalorizar a la mujer realmente desde la educación, se necesita que los cambios vengan e inspiren las políticas sociales y educativas, evitando las visiones trasnochadas, tradicionales de la mujer, que no contribuyen a que la familia y la sociedad sean más flexibles, y democráticas.

10-Es necesario seguir eliminando en América Latina, las barreras mentales sobre la mujer, no solo respecto a su educación a la forma de pensar sobre ella, de su rol en el mundo ahora globalizado, de los valores que deben ser parte de la vida que nos permita valorarnos en nuestras diferencias pero encontrarnos en igualdad de condiciones y posibilidades entre ambos sexos.

Entonces, la educación de la mujer necesita tener más frutos que la beneficien y a través de ella también a todos. Que toda las mujeres del mundo tengan acceso a la educación y a una mejor calidad de vida, esto es nuestro gran reto.
Desde este lado de la mágica bruma

Tus amigas de

MUJER HOY

Deja un comentario

Scroll al inicio
Estás a punto de dar

el primer paso hacia una nueva versión de ti misma

Ingresa tus datos ahora y comienza tu viaje hacia una transformación personal significativa. ¡Te esperan grandes descubrimientos y empoderamiento!