Mujeres y el té de amigas

Mujeres y el té de amigas

INOLVIDABLES MOMENTOS PARA COMPATIR CON LAS AMIGAS

Creo que ninguna mujer se resiste a compartir algunos momentos de esparcimiento, dialogo, chistes, y una inacabable conversación degustando un aromático Té o café u otros con sus amigas.

Los tiempos que vivimos no dan lugar a muchos espacios libres y entonces los escasos momentos de los que disponemos para compartir de diferentes maneras con las amigas, son realmente reparadores para el espíritu.

Nos cuenta la historia que la costumbre de deleitarse con el té, (para mujeres o varones )empieza a inicios del siglo XIX en Inglaterra entre las 4 y 5 de la tarde. Posteriormente se extendió este disfrute. Lo usual era degustar de repetidas tazas de este aromático elemento conjuntamente con frescos panecillos, dulces masitas y pastelillos de diversos tipos entre otros, cuidadosamente preparados. Y entre este deleite personal, la conversación iba y venía.
Tiempos atrás, eran espacios para comunicarse sobre muchos aspectos de la vida y especialmente de lo cotidiano, citamos algunos: las labores ligadas a la costura, los bordados, los personajes recién llegados a la ciudad, las recomendaciones para el cuidado de la salud de sí mismas y la familia, el matrimonio, los viajes, la preparación y participación de diferentes acontecimientos en la vida familiar o local y por supuesto la moda y la belleza siempre tenían un lugar. Uno de los temas menos tocados o sutilmente insinuados por damas menos prejuiciadas era la vida sexual, – lógicamente dentro del matrimonio – y como sabemos las restricciones desde la religión y la cultura limitaban una comunicación franca y saludable.

Con los cambios económicos y sociales que impulsaron la participación creciente de las mujeres en diferentes esferas, especialmente en la educación y el trabajo las agendas en estas reuniones se han ido ampliando, tornándose mucho más próximas y abiertas a todos los temas, pero sobre todo a aquellos que cada una quisiera comunicar a sus amigas en un marco de confidencia. El lugar puede seguir siendo la casa de la amiga a quién le toque recepcionar a las demás, o algún lugar favorito o que se ponga de moda, etc. De aquellos viejos tiempos también perdura entre otros puntos de agenda, alguna actividad asociada al té: desfiles de moda, bingos, rifas, etc, con fines benéficos (navidad de niños de escasos recursos, de ancianos, entre otros.)

No olvidemos que también hay cambios generacionales que le imprimen algunos matices a estas reuniones. Probablemente algunas mujeres no se motivaran por el aromático Té, y prefieran degustar de algunos aperitivos o tragos, y entremeses, pero igual hablar con otras mujeres compartir experiencias, afirmar tus ideas, esclarecer tus dudas y temores y retornar a casa mas renovadas.

Finalmente quiero decirles que el espacio de encuentro con las amigas debemos mantenerlo de la manera que deseamos que sea. Una charla con un tradicional Té o un aromàtico café, que actualmente es el más consumido, así como otras exquisiteces, que gratificaron tanto a tantas generaciones. Lo importante es no perder el entusiasmo ni las ganas de compartir, de alternar con las amigas que siempre nos ofrecen sus afectos , nos escuchan y nos alegran.

Desde este lado de la mágica bruma,
Sus amigas de
MUJER HOY

¿Cómo empezar a ser la mejor versión de ti misma? Inscríbete GRATIS en nuestro Boletín interactivo

Deja un comentario

Close Menu